Seguidores

viernes, 31 de agosto de 2012

Un poco de naturaleza nunca viene mal:


Un poco de naturaleza, nunca viene mal. Fotografías recientes, ¡recién salidas del horno! Durante esta semana he tenido un gran acontecimiento en mente, algo que no me he podido sacar de la cabeza ni en sueños. Eva Rodenas ha estado aquí, para abrazarme y quererme (aunque le cueste decirlo). 


Para mi ha sido una de las mejores semanas del verano, en compañía de Andrés y Eva, algo inolvidable. He estado feliz y sonriente, pues ¿como iba a estar de otra forma?, no me podía mostrar diferente. Estas fotos de mi amado bokeh y demás, son de una planta salvaje, siempre crecen fuertes y grandiosas, algo digno de admirar.  

Uno de los pequeños detalles que suelen pasar desapercibidos si no abrimos tanto ojos como mente. Dulces tardes.

Nota: Tengo más fotografías, pero es mejor dejarlas para mañana. Proximamente "con Eva".

domingo, 26 de agosto de 2012

Skinny love:

Con los pies fríos, rozo el agua de mi amado lago. La madera cruje bajo mis pies, un sonido que embelesa y si lo combinas con el olor a tierra húmeda, es un deleite para quien sabe apreciar lo que tiene ante sus propios ojos. Mi fiel compañero esta junto a mi, caballete, lienzo y pintura de todos los colores imaginables. Aquel que hurga en mi inspiración en días lluviosos, cuando las nubes lloran y pintan el cielo de un color gris perla. 
-Cuando me pongo nerviosa, tiendo a remangar el jersey, como si él fuera el causante de mi agobio. Simplemente por echarle las culpas a alguien y quedarme medianamente sosegada.- Las gotas del lago se deslizan por mis pies, retorciendo mi sonrisa hasta sonsacarme el hoyuelo. Hoy tengo frío a causa del vacío que duerme dentro de mi. Me he perdido en mi propio mundo donde todo me parece superfluo, porque no poseo pretextos que logren abrirme los ojos y demostrarme lo equivocada que estoy. 
Siento mi cuerpo errante, pues no veo los hilos por los que manejarme. He dejado mi cuerpo abandonado y los ojos vacíos, pues en las nubes se esta a gusto y no escucho voces humanas atormentan mi calma. Ojalá pudieras subir aquí conmigo, quizá haga unas escaleras para ti o quizá hayas de trepar por mi, conquistando mi corazón. Es inútil, tan solo hizo falta ver tus ojos para percibir sus latidos, apretar mi pecho por si acaso se escapaba y saber que una vez dentro, no saldrías de él. Condenarme en una jaula a la que yo veo preciosa, mientras mi mente engaña a los ojos que ven barrotes de hierro. Pero no importa, solo he de creer mis palabras. Creer en mi y solamente en mi, aunque sea mi fin. 
Necesito que ames mi piel. Necesito un héroe que ahuyente los miedos que yo misma creé y que a su vez, no soy capaz de enfrentarme. No existen los héroes, pero tú para mi eres lo más perfecto de todas las novelas, convertida en realidad. Pero aquí arriba todo parece evadirme, siento que puedo cerrar los ojos sin temor a que me despierten las pesadillas. Entonces... el piano suena dulce y me dejo caer cual pluma desde las nubes, sintiendo un ligero viento, pero sin abrir los ojos. Entonces unos brazos aferran mi piel y me siento... no sé como explicarlo pero algo así como... enamorada. Pero aunque me crea más fuerte y huya de cómo me siento, soy frágil ante ti. Por ello tiemblo, aunque diga que es de frío (miento... eres el causante de mi miedo a quererte tanto). Aprieto mis párpados "es un sueño, es un sueño, volveré a abrirlos y todo habrá desaparecido". Y sigues ahí, siento un nudo en la garganta y no sé que hacer, pero prefiero quedarme quita por las estupideces que pueda llegar a decir/cometer. 
___
Suspiro y aunque no quiero, te pido que te vayas. Grito que te odio. Las palabras más punzantes que inventó el ser humano. Puedo apreciar lágrimas en tus ojos y tus pasos se alejan entre la niebla. Acabo de destrozarme... Pataleo todo, ese afán de destrucción que nos invade cuando... bueno, sabemos de sobra cuando. Lloro, en soledad como acostumbro e invado el silencio de un llanto voraz. Te quiero y no puedo evitar quererte, pero hay algo aquí dentro (señalo mi cabeza) que no me permite dejar amarte. Porque teme caer en un abismo sabiendo que se ha tirado al vacío hace tiempo y aún no ha tocado fondo. Preguntándome qué falta en mi y desesperádome en el intento. Al borde del caos y habiendo devorado todas las manzanas de la discordia habidas y por haber. Unos brazos me sujetan por los míos y tus ojos se clavan en mi, mientras noto la tensión de tus mandíbulas. Me estremezco. Dices: Te quiero. Aprieto los puños y golpeo tu pecho, NO NO NO Y NO. Me niego a echar por tierra lo poco que me queda de vida, a que tortures mis sentimientos, no sé por qué lo pienso, solo sé que te temo. Eres mi peor pesadilla, pero creas mis sueños. Eres mi océano... y sonríes. Apunto de secarme de tanto llorar, besas mis labios, dejándome atónita. Y no puedo evitar decirte que en verdad te amo y que... ya no te tengo miedo.


Hoy pinté, frente al lago una pareja, ella se llamaba "Confío en mi misma" y "Confío en ti"... él no tenía nombre. Hasta que se le di. La lluvia hizo de mi lienzo un manojo de lágrimas pero el recuerdo le guardo aquí, en mi corazón. Pero lo mejor, es que lo pinté mientras me abrazabas por la cintura.

Una carta salida del corazón de Sarah Sánchez (yo).



viernes, 24 de agosto de 2012

YOU!








domingo, 19 de agosto de 2012

Diciembre en los labios:

Ansío volver a mi invierno, salir al porche con una taza de té y notar la escarcha en los labios. La humedad entrando por mi piel y dejándome una sensación que muchos repudian y otros tantos como yo aman. 
El reloj huye de mis pausas, necesito saborear la vida y no tener la sensación de quedarme con la miel en los labios; a su vez, me retiene en su custodia, decidiendo mi "cuando".

Pienso en todos los momentos que desearía tener grabados en mi memoria, pero con exactitud, ya que muchas partes quedan en el olvido, esperando a ser recordadas, las voces, las sensaciones, quiero, DESEO, poder controlarlo, pero me es imposible (esta palabra comienza a hartarme). Entonces cierro los ojos y respiro, hasta que mis pulmones no dan más de sí. Hoy es un día espléndido y hay tantas cosas por hacer...  Abro los ojos y con una mueca, huyo de mi propia existencia. Como si mi sombra me persiguiera y quisiera escapar de sus zarpas. Porque hoy no manda el tiempo, mando YO. Soy una nueva yo, con la sensación de que ha florecido una nueva vida dentro de mis pulmones, como si un árbol echara raíces sin avisar. 

La gente me mira extrañada, ¿qué demonios hace esa chica huyendo de NADA? Hay cosas que otros no ven, huimos y los mortales no saben por qué (aún sabiendo que a ellos también les ocurre, no soy una excepción), solo saben hablar de ti e intentar hacerse un tercer grado sobre "tu huida". Es absurdo, pero así somos. 
El océano se encuentra a escasos metros y como una descerebrada que me considero, siendo el primer paso reconocerlo, me zambullo en sus aguas cristalinas. Desafiando a las olas, sopesando que nunca ganaré la lucha. Entonces unas manos mas gélidas que el propio frío oceánico, me sacan de mi sumisión. 

- ¿Sé puede saber qué pretendes?
- ¿Nunca has deseado desaparecer? Tan solo quiero ser como un libro olvidado en una biblioteca y tú me sacas de mis sueños. 

Ilusa. Realmente mis sueños se basan otra vida. No poseo propios sueños, vivo los tuyos mientras los míos campan a tus anchas. 




 

sábado, 18 de agosto de 2012

El Reino de la vida capítulo, ABSURDO:

Es demasiado pronto para expirar y demasiado tarde para recuperar el tiempo perdido. El Reino de la vida capítulo, ABSURDO. Intentamos volar sin alas sabiendo que cuanto más lejos están nuestros pies del suelo peor será la caída, pero nos arriesgamos, nos gusta poner en peligro nuestra propia existencia y demostrarnos que salimos victoriosos, hasta el día que perdamos juego y juicio. 
Somos unos completos descerebrados buscando las cosquillas a la vida, su risa nos hace arrepentirnos y ser felices,quien ríe el último, ríe mejor. Me desconciertan los extremos de risa-lágrimas, tanto que prefiero acurrucarme entre mis sábanas, pero sin apagar la luz... la oscuridad me sobrecoge. 

- Then, the lights on and I feel ... safe.- Segura de mis propios miedos e insegura de poder superarles, lo último sería como beberse el agua del mundo y quedarse sediento. IMposible, aunque esta palabra cada vez me resulta más tentadora, ansío morder su significado. 

La ciudad es preciosa de noche, solo hay destellos de luz y vidas en juego. La ciudad padece insomnio y mientras la observo, ocurren cosas que solo puedes ver desde las alturas. Y mientras te fijas en ellas, pierdes de vista tus espaldas, sabiendo que detrás puede estar el peligro, pero lo ignoras. Absorta en unos pensamientos que solo conseguirán precipitarme por el borde de la locura. 

- Then, get in the car, feel the wind on my lips and accelerated.- El rugido del motor es la pistola que marca la salida, que me descontrola y me hace estar segura de mi misma. Soberbio. Y por un momento, el que tardo en llegar hasta la ciudad me siento libre de ataduras y lo más importante, fuerte... invicta. Sonrío al cielo y sus estrellas y me dejo llevar, qué mejor manera que hacerlo por mi. 

- Then, a girl crosses the street without looking, it's me.- Y freno, golpeando mis nudillos con la frente y atónita. Acabo de demostrarme que estoy ciega, ciega ante lo que pueda ocurrirme, ciega ante un futuro incierto, ciega ante las manzanas de la discordia que devoro. Pero todos estamos ciegos ante la incertidumbre. La chica que ha cruzado sin mirar, sin preocuparse de ella ni del mundo, esa chica estúpida que no se da cuenta de lo que tiene hasta que se pierde. 

- Then, out of the car, leaving its pilot safety. And walking, goes to the room, where is the only person is who cares.- Demostrándose que aunque su vida crea que carece de sentido, hay un luz entre tanta oscuridad y se mantiene en pie por ella, por la luz que le protege entre tanta oscuridad.


Y todo para llegar a la misma conclusión, soy mortal, como tú. Y la eternidad es superflua, pero me encanta susurrartela al oído. 




martes, 14 de agosto de 2012

Druch Druch, my dream:




















Depresión tras depresión.

Escrito por Andrés:

Entre quejidos y amargor comienza una breve pero intensa declaración...
La noche estaba tuerta. Desde arriba contemplaba los pájaros que emitía el mudo ruiseñor.
Los cristales del reflejo del alma crepitaban hacia el exterior, vertiendo sobre el frío suelo el azogue más denso jamás creado.
Lúgubre y sórdida oscuridad, llena de luz gracias al contenido de su párpado, del ilusionismo al que se somete cada "día" tras las grises cortinas de agua.
Millones de puntos alrededor y ninguno llama la atención tanto (nada) como ese somnoliento astro.
Campa a sus anchas por un mundo que no es el suyo, por un espacio que no le pertenece. Nada como pez en el agua, como pájaro que surca los cielos (o las mentes) con total libertad.
Cada lunar es un remanso de paz para este, tu fiel servidor. Un refugio donde calmar mis ansias de conocer antes de tiempo aquella leyenda de la que algunos hablan con miedo.
No atisbo ningún subterfugio que se sobreponga al constante traqueteo provocado por el motor central, el cual hace funcionar esta inútil masa. Quiero hacerlo. Preciso realizarlo.
El grito desgarrado de un violín enamorado realiza la obertura de este dúo de cuerda.
El atronador soneto evocado desde lo más profundo de las cuerdas vocales de ese mutilado piano concluye la tragedia.. Crimen realizado por prolongaciones físicas y no imaginativas, como sería absolutamente perfecta.
Para concluir, el lago ya terminó de llenar su caudal.
"Antes de que un humilde y sincero sentimiento haya entonado su requiem, lo hará su dueño, pues no conoce de sentimientos más allá del primero"
Our love had been so strong for far too long,
I was weak with fear that
something would go wrong,
before the possibilities came true,
I took all possibility from you
Almost laughed myself to tears,
conjuring her deepest fears.
Testimonial.

domingo, 12 de agosto de 2012

La chica de tus sueños y el chico de mis sueños: Basado en sueños reales.

Trepo hasta tu ventana, por un árbol que hace años creí que hacía cosquillas a las nubes. El tiempo revela las cosas que antaño consideraba gigantes ahora son insignificantes, mientras que las que ignoraba su existencia son pequeñas pero de vital importancia.
- Tú y tu reflejo no sois el mismo. Cuando te veo siento frío.
Penetra por mis pulmones hasta dejarlos congelados, echo de menos la respiración que un día eché de más. Y como no puedo echarte la culpa de tu frivolidad debo combatir con mi propia vida y esta vez, solo esta (de momento) siento que mi cuerpo es una marioneta y que en ocasiones me obedece, pero aún se me va de las manos.
Atormentas mi razón, volviéndome loca, golpeo los cojines, aprieto mis sienes, muerdo mis dientes y exhausta acabo dormitando entre mis sábanas y para culminar, sueño con algo de ti que no conozco.
Vuelve a ser otro día, otra rutina en la que mis ojeras llegan hasta el suelo y cuando creo que voy a caer tu voz alimenta mi adrenalina. ¿Por qué me preguntas cosas estúpidas y sin sentido? (Más tarde sabré que es para hablar conmigo y en presente, pienso que son preguntas de una lógica rotunda).

Me vendas los ojos, no sé cómo ni por qué, confío. Confío en ti y en tus manos, eres un completo desconocido. Soy una completa loca.
Me preguntas si quiero tocar el cielo y como me parece una idea tan absurda, acepto. "Corre hacia mi, te cogeré y te elevaré hasta el cielo", no sabía que tus labios eran el cielo. Esta vez tu frivolidad huyó, dejando al descubierto el ardor de tu pecho, latiendo entre mis manos.

___

Unos lo llaman amor, otros suicidio, caos, cursilada... aún no he encontrado un significado adecuado para describirlo, pero de momento diré que eres... ah, sí, ¡un sueño!
El destino me hizo caer entre tus brazos y a día de hoy no sé vivir sin ti.


Fotografía: ¡Recién sacadas del horno! Esta mañana me desperté pronto, sin que sonara el despertador. Me fui con Druch a conocer mundo.

viernes, 3 de agosto de 2012

El tren de los poetas muertos: Lluvia intrínseca.

EPITAFIO: A mi querido Invierno.


Siempre me ha tranquilizado el repiqueteo de la lluvia en el cristal pero hoy, en uno de mis días grises, también llueve en mi. Mi lluvia interna llega desde mis pestañas hasta las entrañas de la madera del suelo, arañando mi corazón, quizá tengo, solo sé que lo siento. 
Cojo bocanadas de oxígeno, mis pulmones argumentan que no es suficiente, ni tan siquiera todo el oxígeno del mundo sería capaz de abastecerlos. Y mientras, sufro sus consecuencias intentando ser consciente. Abrazo un cálido jersey de lana gris, tan cálido antaño y ahora, justamente ahora, se me antoja gélido y sobrecogedor.


En la parada de tren de los poetas muertos, donde van los versos que nunca llegaron a sus destinos. Donde el alma abre las alas de tinta y surca los cielos del olvido.


Siento unas manos frías rodeando mi cuello, ahogando mis palabras y debilitando las pocas fuerzas que mantengo en pie. Las agujas del reloj se desprenden de su mecánica haciéndose añicos en el suelo; ya no hay tiempo que valga cuando no hay nada que perder, y mucho menos por lo que luchar. 
Pero siempre la esperanza nos sonsaca una sonrisa, leve. Y esos malditos "quizás" atormentan nuestras pequeñas ilusiones llevándonos a extremos, claramente opuestos. 


En la parada de tren de los poetas muertos, donde querer y odiar son opuestos. Donde son iguales, como sentimientos. 


Duerme el corazón en mi pecho, esperando, con paciencia, gritar aquello que lleva dentro. Cosiendo y descosiendo sus labios en noches cuando solo le escucho yo. Me estremezco entre mis brazos, al son de la lluvia. Iluminada únicamente por la luna temiendo la oscuridad. 
Y quizá, solo quizá mi Invierno se cuele por un resquicio congelándote eternamente.


En la parada de tren de los poetas muertos, donde todos, nunca dejaron de ser personas.

miércoles, 1 de agosto de 2012

31/08/12


Fotografías hechas en Morero. El otro día, un caluroso (quizá demasiado) día de verano decidimos salir con los perros. Así que me llevé a mi pequeña Canon en el hombro.


Son fotografías sencillas, con colores vivos y sobre todo naturales. Aunque no lo parezca (o sí) es un "lago" demasiado pequeño para ser uno, estancado. Pero las cosas sencillas y que aparentemente pasan desapercibidas también tienen su encanto.


Me asusté cuando estaba fotografiando por ver un cangrejo de río, sí, es pequeño e inofensivo pero si ves una cosa negra deslizándose por el agua te sorprende. El desenfocado es sencillo, aún estoy aprendiendo a mejorarlo, pero para mejorar hay que empezar desde 0.

Adoro el reflejo del agua, adoro el reflejo de los árboles, ¡las cosas más sencillas son las más increíbles! Sólo hay que tener ojo y saber apreciarlas. Pequeños placeres de la vida/fotografía.


También hicimos alguna de los caballos, pero esas más adelante. Paciencia.