Seguidores

miércoles, 8 de diciembre de 2010


Imagine there's no heaven It's easy if you try No hell below us Above us only sky Imagine all the people Living for today... Imagine there's no countries It isn't hard to do Nothing to kill or die for And no religion too Imagine all the people Living life in peace... You may say I'm a dreamer But I'm not the only one I hope someday you'll join us And the world will be as one Imagine no possessions I wonder if you can No need for greed or hunger A brotherhood of man Imagine all the people Sharing all the world... You may say I'm a dreamer But I'm not the only one I hope someday you'll join us And the world will live as one "Una de mis canciones favoritas, adiós de nuevo..."

miércoles, 24 de noviembre de 2010

"Erasé una vez, una noche de Invierno"


Cada vez que mastico una palabra, el hielo quema mis pulmones.
Hoy trémulos pasos traen rosas sin espinas a tus pies (están clavadas en la yema de mis huellas).
Érase una vez la historia de la "Voz quebrada,rota, silencios acompañan al compás de lo inexistente..."
- En cada haz de luna que adentraba por el cristal de su ventana había una mano nívea que acariciaba sus mejillas mientras dormitaba al compás de los grillos. Con la boca entreabierta y los pulmones frescos.
Solía encender la luz de una vela y salir con la desnudez de mis tobillos por la rendija de la puerta. Arrastrarlos hasta otra habitación o mundo (a gusto del lector).
Delicadeza. Abría el piano, dando pie a la sinfonía más tenebrosa, bella y brillante creada por el afán de destrucción de unos dedos humanos. Moonlight palpitaba en mis costillas, en el mismo corazón. Con tristeza, regresaba a mi lugar de partida. Otra vez entre sus sueños. Su pelo era de plumas, deseaba acariciarlo todas las noches y así lo hacía.
Pero para mi desgracia, mi amor era mudo, mi voz quebrada, rota y los silencios al compás de lo inexistente.
Sentada en la ventana con el gato negro del callejón de mis recuerdos, despedía su rostro y su calor.
"Si algún día escuchas el crujir de la madera, un batir de alas, el pasar de las páginas de un libro, una sonrisa o tal vez mi recuerdo, no habrá existencia de nadie, estaré muerta pero protegiéndote hasta que dejes tu alma a mi custodia y yo pueda volver a arroparme entre tus brazos".

Erasé una vez, una noche de Invierno.

jueves, 11 de noviembre de 2010

"Eros y Psique"

En una ciudad de Grecia era un día gris.

Tuve la sensación de que todo se iba a tornar en la gama del cielo. Pero aún quedaba esa esperanza que nunca espera, susurraba que todo iba a ir bien.

Dos hermanas por parte de Padre y Madre, Rey y Reina. Las cuales hermosas, pero desgraciadamente mi belleza resaltaba ante ellas.

Los mortales decidieron tentar mi destino, arrancar las agujas del reloj; por mi parte, saborear la furia de la propia Venus.

Sus comparaciones sobre mi superioridad ante ella le hicieron enfurecer, no tengo culpa de la estupidez humana, aún así, cargaré con el saco de piedras que tengo en la espalda por culpa.

Mordí mis labios y apreté los puños. ¿De qué servía? Absolutamente de nada. La túnica que cubría mi piel se volvió roja y empezaba a no poder respirar.

Ésta, envió a su hijo Eros, a mi alma mortal.

"Haz que Psique muera de amor por el más horrendo de los monstruos" le encargó. Tras la orden, se sumergió en el mar con sus nereides y delfines.

Odié mi propia vida y belleza, pero ¿qué puedo hacer ante la vida que sin querer, estoy condenada a vivir?

Las pestañas caídas y los dedos entrelazados, muchas preguntas y pocas respuestas. Mis hermanas se habían casado, sin embargo ningún jóven o incluso viejo se había dignado a pedir mi mano.

Tras el oráculo, mis padres decidieron condenarme por sus predicciones.

"A lo más alto -contestó- la llevarás del monte, donde la desposará un ser ante el que tiembla el mismo Júpiter". La frustración de mis padres hizo que su corazón se helara. El abismal destino de su hija en sus pupilas.

Les vi abrazados, gimoteando por mí. Y para huir del laberinto, subí hacia el monte. Con los ojos lagrimosos y punzadas en el pecho. Con temor y decisión, fatídica mezcla.

El cortejo nupcial (aunque muy a mi pesar, fúnebre ) abandonó el lugar en el que palidecía lentamente. Cerré los ojos de temor. Mientras, el viento con delicadeza, posó mi cuerpo sobre una pradera cuajada en flor.

Creí desmayarme, pero realmente adormecí mis párpados. Volví al mundo frotándome la cabeza, junto a una fuente y mas allá un palacio.

Sus puertas se abrieron a mis pies, boquiabierta, di un paso hacia adelante. Unas voces dulces, me invitaron a una apetitosa comida en palacio, digna de reyes y no una despreciada por los Dioses como yo.

El cielo oscureció dando paso a la noche lúgubre. Y me indicaron que debía acostarme en un lecho. Mientras dormía, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo. Supe que

en ese momento, mi desconocido marido había llegado para soñar conmigo.

Me hizo suya. Y al amanecer, abandonó palacio.

Los días huian y con ellos, mi soledad. Mi marido dijo unas palabras antes de irse tras las noches de placer.

-Psique, tus hermanas querrán perderte y acabar con nuestra dicha.

-Mas añoro mucho su compañía dijo ella entre sollozos. Te amo apasionadamente, pero querría ver de nuevo a los de mi sangre -contesté-.

- Sea-. Esa fue su última palabra.

Al amanecer, su calor se fue de mi cuerpo. Y más tarde, mis hermanas llegaron a palacio. Su envidia me preguntó por mi marido. Y me atreví a mentir sobre lo desconocido, apuesto,jóven...

Para cerrar sus bocas las ahogué en joyas. Las despedí y partieron antes del anochecer (por fortuna).

Volví a pedir a mi marido que trajera de nuevo a mi sangre, mis hermanas. Deseaba compartir con ellas mi alegría, darlas envidia quizá. Él rezongó, estuvo a punto de negarse ante mi petición, pero realmente, sucumbió a mis súplicas.

Al día siguiente, me asfixiaron a besos y felicitaciones. Pero no contentas, volvieron a preguntar por él.

-Está de viaje, es un rico mercader, y a pesar de su avanzada edad...- sonrojé- Lo poco que conozco de él, es su dulce voz, la humedad de sus besos y su compañía cada noche...

Por su parte de cizañeras, repondieron:

-Tiene que ser un monstruo,la serpiente de la que nos han hablad.- Dijeron con horror.

-Has de hacer, Psique, lo que te digamos o acabará por devorarte.- Cómo una ingenua, asentí. Agachando la cabeza.

-Cuando esté dormido, dijeron las hermanas, coge una lámpara y este cuchillo y córtale la cabeza.-Me convencieron.

Al partir, me dejaron en un mar de dudas. De miedo y no saber qué hacer...quería hacerlo, pero mi promesa me consumía por dentro. Apartaba de mi las sábanas, al anochecer. Recogí la vela y el cuchillo bajo la cama y de una vez por todas, alumbré su rostro. "Oh, Dios...". Era el propio Eros quién compartía mis noches y mi vida. Una unión de mortalidad e inmortalidad. Una gota de aceite cayó sobre su hombro. Sobresaltado y disgustado por mi desconfianza, se desprendió de mis brazos. Dando tumbos, giró su cuerpo para decir a mis sollozos:

-Llora, sí. Yo desobedecí a mi madre Venus desposándote. Me ordenó que te venciera de amor por el más miserable de los hombres, y aquí me ves. No pude yo resistirme a tu hermosura. Y te amé... Que te amé, tú lo sabes. Ahora el castigo a tu traición será perderme.- Se fue...para siempre.

Ante mi desgracia, vagué por el mundo en busca de recuperar mi condena. Lo que tanto temí en un principio y en estos momentos, mi mayor deseo. Pero la cólera, la envidia y el odio de Venus seguía mis espaldas. Menospreció mi embarazo y castigó mi cara con la palma de sus manos. No satisfecha, me encerró con sus sirvientas, Soledad y Tristeza.

Me sometió a varias pruebas, pero bien sabíamos que eran una trampa para caer en mi propio fracaso. Superé cada prueba con ayuda de la Sabia Naturaleza, pero cada final de una prueba, era un principio para otro aún peor. La última, me hizo bajar a los infiernos. En busca de una cajita que contenía la hermosura divina. De regreso, abrí la caja para obtener un poco de ella. Sin embargo, un sueño me sacudió. Y de no ser por él, Cupido, en estos momentos...estaría muerta. Pero él y su amor acudieron a mi despertar.

-Lleva rápidamente la cajita a mi madre, que yo intentaré arreglarlo todo.- Dijo mientras alzaba el vuelo.

Llegó hasta los Dioses. Y Zeus, nos perdonó la vida dejándonos vivir en paz. Su mensajero, Hermes, me raptó para llevarme al Cielo, dónde allí sería inmortal junto a él.

La vida inmortal me sonreía, mientras que la mortal despedía alegremente mi cuerpo. Tuvimos una hija, a la que llamamos Voluptuosidad.

"Strawberrie Fields"


















Después de comer mi vida a dentalladas en vez de mordiscos.
De arrancarme el corazón para no querer a nadie y amarle a él. Del hielo a la debilidad entre sus dedos.
"¿En qué me he convertido?"
...cause "I'm going to Strawberry Fields"
Nada aquí es real...esto no puede ser. Quiero pararme los pies,pero...deseo que se abra el telón y siga la función.
"...Living is easy with eyes closed, misunderstanding all you see".
Se cerró el telón,acabó la función y con pánico se dio propio pie la realidad.

lunes, 8 de noviembre de 2010

"Dos gotas de agua"


Deslizo los pies hasta tu mirar.
Quiero decirte, con la propia voz, lo increíble que eres por dentro, restando mis sentimientos(no los niego, pero si así te das cuenta de que no es por mi querer, lo hago el tiempo que tarde en explicártelo).
Cuando escucho tu voz, tus explicaciones, tu lenguaje...
me puedo dar cuenta de que probablemente no te merezca, pero estás entre mis brazos.
Con distancia de por medio puedo acariciar tus labios con la yema de mis dedos.
Y en nuestro mundo, puedo abrazarte y decirte cuánto te quiero (y sus sinónimos).
Me encantas, eres una gran persona Andrés.
Y...si algún día no me quieres (confía en tus palabras creeme) déjame hablar todas las noches contigo. Porque cada vez que te escucho, saboreo la libertad.
Es dulce, y sabe a tí.
"Sí, lo confieso, estoy enamorada, hasta dónde no lo sé. Pero aseguro que es mucho más de lo que podría llegar a sentir por otro mortal. Como también aseguro que no quiero otra piel que no sea la tuya, ni otros te quieros que no provengan de tus labios. Te amo a tí, solo a tí. Y a pesar de ser cabezota, orgullosa(...) quiero demostrártelo día a día,durante el resto de mi vida".

Relamiéndome observo cada poro de la luna.
Desde el tejado más rojo y alto.
En estos instantes puedes alcanzar mis ojos con elevar el cuello. Aún espero,ansiosa, a que cumplas mis deseos de enamorada.
Cruzo las piernas y entrelazo los dedos.
Cuántas veces he viajado a la luna. Pero,como siempre, un fallo enredaba mis planes.
Y desde ahora apoyándome en mis pies, reclamo a otro gato en el tejado.
Te reclamo, a tí.
"Espero algún día poder ver la luna en tus pupilas..."
Al igual que espero que todos mis sueños se hagan realizad.
¿Pero qué estoy diciendo? No es que se hagan, si no que poco a poco cumplen su ilusión.
Ayer creí que podía rozar el cielo de puntillas. Y hoy, caigo de rodillas en el asfalto.
Los nudillos resquebrajándose y mis pupilas agonizando.
Quiero vivir, he vuelto a recuperar el deseo por tí.
Pero de nada sirve si en un presente y un futuro no me escoltas.
"Siento frio y aveces ya ni sonrio, incluso echo de menos lo que sigue siendo mío"
Una rosa de clava en mis bailarinas, la aprisiono entre mis dedos y sangra el alma.
"El pétalo y las espinas. El alma y el corazón de hielo"
Desnuda, la bailarina, vaga por la noche en busca de la rosa.
Encontrando así, las mitológicas soledad y tristeza.
De sus lágrimas se hizo el lago, del lago su reflejo, de él su odio y de su odio el olvido.
Por las noches aún sueño con ella.
- Otra vez tú...gemela...- Es mi debilidad, o lo era. Encogía mi corazón estirando la mano para acariciar mi rostro.
Tres pasos atrás y la olvidaba, hasta que la echaba de menos y suplicaba su espectro.
El aburrimiento de la espera no la ahoga, ella espera, con la luna en sus ojos y los labios rojizos.
No busca ranas, busca dentro de mi las palabras con las que matarme por dentro y arañarme por fuera.
"Si pudiera hacer algo, te ahogaría con mis propias manos, para que ese lago fuera mio y no tuyo. Eres las sobras de mi vida, lo que nunca quise y siempre tuve".
En el lago se divisan un ser de luz y otro de oscuridad. Y a la luz de la vela uno existe y otro no.

"A mente abierta"


Dejad que se pudra la puta envidia.
Que costumbre con criticar y odiar a quién no se conoce por dentro (en ese caso, odiaríamos a pocos mortales).
Esta bien, de acuerdo. Personalmente critico, pero a menos personas que los dedos de la palma de mi mano.
¿Porqué? Por que he llegado a un punto en que me la pelan.
Busco conclusiones y mi saco esta vacío. ¿Para pasar el rato? No, paso.
Teneis razón, estamos llenos de mierda por dentro y pretendemos dar un poco a otras personas.
Esta bien pensado, y la ironía ante todo.
Creced un poco, quién os joda ignorarle. A pesar de que entren ganas inevitables de partirle la cara a hostias. Si, lo sé.
Pero ignorad a quién os quiera herir. Eso sí, si os levantan la mano no deis un paso atrás, puñetazo en las costillas.
"Tengo suficientes cojones para partirte la cara" pero, no me hace falta, solo diciendote que tu vida será y es una mierda, me sobra y basta. Y el único deseo que tengo y tuve era perderte de vista.
Soy una borde y antipática, pero recalco, feliz. Lo que tú nunca rozarás y creeme que morirás sin saber que se siente, y si acaso crees sentir algo, será falsedad.
Otro tema que me toca la moral. Todos somos falsos, en algún momento de nuestra vida.
- Corazones de hielo para que no nos hagan daño.
- Extensibles por miedo a que me hieran.
- Para caer bien...
¿SIgo?
Si todos lo sabemos, no seamos ignorantes. Yo la primera.
La envidia mata, no por quién la sientes si no el que la sufre. Ten un poco de inteligencia y olvídate de ella.
Se feliz (y mira que para que yo diga esto...)
No odio a nadie, no quiero dar mas importancia.
"Y si, antes que palizas, me valgo con mis propios versos para destrozarte". Jajajajaja.
Pero creo que tampoco no quedamos cortos a la hora de reaccionar fisicamente.
Un cordial saludo, amigos.


Tengo la extraña sensación de no saber lo que pasa por mi cabeza,
no es pereza, es saber que saldrá mal con certeza,
para ver el interior primero arranca la corteza,
y si esta seca dejala que se humedezca.
Siento frio y aveces ya ni sonrio,
incluso echo de menos lo que sigue siendo mio,
pero da igual si la luna sigue aqui brillando,
solo con mirarte sabes lo que estoy pensando.
Todo tiene precio en esta vida que me mata y que me ata,
y oxida mi corazón de hojalata,
rozo con belcro tu piel de terciopelo,
y todo sigue su camino hasta que lo estropeo.
Mano dura para aquello que no perdura,
lagrimas afloran al compás de mi escritura,
es mi esencia, rozar el limite de la paciencia,
no me faltan ganas para vencer a mi impotencia.
Y es por ti, que saltaré al vacio,
casi un cuarto de siglo pero sigo siendo un crio,
dime cuantas veces por mi culpa tu lloraste,
cuantas veces repeti lo que me reprochaste.
Si hay algo que tengo claro es que te quiero, que te quiero y te quiero,
y te juro por mi rap que soy sincero,
es otra noche más sin que la inspración no cesa,
otra vez que me olvide: Buenas noches princesa

Palidezco entre sábanas y un despertar de niebla.
Al parecer, nada vuelve a ser como era antes. Noto que los pétalos resbalan por mi piel, y hoy en día, ya no poseo espinas. Faltas tú, falta tu sonrisa y tu bienestar.
Carezco de tanta inmensidad de cosas inimaginables, que estremezco mis arrugas de solo pensarlo.
A pesar de hacerme grande entre tanta mierda, aún tengo la esperanza de que un soplo, el soplo que perdí, vuelva y devuelva lo que echo en falta.
Y es por ti, tampoco por mi, es por nuestras inexistentes formas de ser. Sé que día y apróximadamente la hora en la que la perdí, y sabía el futuro de la nueva noticia posada en ti.
Creeme, que aquel día todos mis esquemas se hicieron añicos junto con mis planes de futuro redactados con tinta roja en mi cabeza.
El pecho se me hizo un nudo y la respiración dejó de entrar y escapar.
Pero se que podemos recuperar lo que añoramos. Sé que tú sientes lo mismo que yo. Quedan latidos, y quedarán.
Pero necesito, volverte a conocer (no exactamente) necesito, que vuelva a ser un pasado el presente.
Te necesito más que nunca, a ti y contigo a tu vida.

"Needandmiss"

"Escenario de rosas"


Cerrando los ojos se apaga el universo,
pequeño telón para escenario tan inmenso,

El público tira rosas a mis pies.
Hoy en día crezco entre ratas de alcantarilla a las que llaman "sociedad".
Pero no importa, respiro, expulso el aire de mis pulmones y abro los ojos. Me siento grande entre tanta suciedad.
Pasé de ser anónimo a apreciarme por mi mismo.
En pocos años de vida me dieron mas hostias que a cualquier otro mortal.
- A base de hostias se aprende-
"No amigo, a base de hostias entierras en vida la vida de quién las recibe".
Cuántas veces escuché esa frase de la boca de mi padre y cuantas otras su mano calló sobre mi cara.
El por qué, no lo sabe ni él, ni yo, ni mi dolor y lágrimas. ¿Y qué cuantía tiene ahora?
Nadie me va a devolver la sonrisa que perdí y el tiempo perdido en el que me encerré en la habitación.
Tapándome los oidos y ahogando mi llanto en el almohadón.
El pequeño lujo que me salvaba, era el sueño. Abatida, dormía como un ángel sin sus alas.
"La historia de larga parte de mi vida, contada en un párrafo"
Las agujas del relog ya no me devolverán el tiempo es más, si me acerco, se clavarán como dagas
en mi pecho.
"Se acabó..."
Hey, hoy estoy en la piel de Eminem subido en el escenario en "The Eminem show".
Y apesar de guardar tanto dolor en las zarzas de mi garganta. Queda un hueco aquí dentro.
En el que mi salvación acaricia con delicadeza cada poro de mi piel.

¿te falta algo, te sientes solo? No importa,
pues un corazón grande, se llena con poco


Se llena con poco, pero él es demasiado para mi. Lo sé, se lo digo pero replica contestándome lo mismo.
Eres un ángel para este corazón de hielo. Eres la cantidad (en exceso) que necesito para vivir.
Todo lo que un día soñé... increíble.

Aún veo a esa niña pequeña de ojos marrones, y si pudiera acercarme al pasado, la susurraría...
"No llores pequeña, aún te quedan batallas y una guerra de por vida. Pero...¿te cuento un secreto?
Serás feliz. Y tu felicidad dependerá de una persona. Ahora no me entenderás, pero el amor, a pesar
de ser traicionero y asesino es quién nos da lo último que se pierde, la esperanza, para seguir con vida
en esta Tierra.
Que poco a poco...se va pudriendo. Lo que es poco a poco para mis conocimientos, es un gran paso en la humanidad.

jueves, 28 de octubre de 2010

"Y aún habito en ojos de océano"


¡Hey! He perdido el tick-tack de mi reloj.
Llevo años buscando aquello que nunca encuentro.
Unos ojos en los cuales hundirme. Soy una apasionada de la navegación, cartografía y mundo submarino. Una chica extraña que escucha rap y a la vez, piano. Soy esa persona de mirada profunda, son dagas.
Soy quién fui y quién seré.
Curiosidad en las pestañas y valentía en el pecho. A veces no me deja respirar, pero no le doy importancia, ya que en otras muchas ocasiones es mi oxígeno.
De mal caracter (si, muy malo).
Puestos a sacar más de mis defectos, para mi virtudes, me los ahorraré. Simpatía.
Cuántas veces susurré corazón de hielo...
Pero mis palabras se entrelazan con el viento, acarician el cielo y se las traga el tiempo, como mi orgullo.
Cuándo sucede algo entre tú y yo, la distancia me ata, de pies y manos. Pero se le escapa mi boca.
Aunque... para ser sinceros, en ocasiones ni la quiero. Si es por ti, prefiero ser muda, sólo por ti.
Un corazón de hielo... no, no es eterno. Me he percatado hace algún tiempo de mi error.
¿te crees fuerte, eh? Mis ojos se cierran, pero aun queda una pizca sin cerrar. Suficiente, para contestar que si, si es así. ¡Fuerte no, más!
¿Ah, si? Ambos sabemos que no, que tú sin quererlo o queriendo me despojas esos harapos, la piel, la voz y lo que llevo muy adentro.
Tus ojos me ven con ropa, pero realmente estoy desnuda. Mi piel es nívea y mis sentimientos dulzones (antaño fueron agrios, bueno, eso creìa. Pero sé que nunca existieron).
Te acercas a mi lado y lo único que quieres, es escuchar mi llanto.
"Vete de mi lado..." te hubiera suplicado de rodillas. En verdad, hubiera dado pie a la gran mentira.
Se estremecería hasta el último poro de mi piel, y de sobra, hubieses sabido con una sonrisa torcida, que realmente no quería decir eso. Que no se me escapó, pero que tampoco lo sentía.
Tengo las manos arañadas de tantas esposas y el corazón escondido, temeroso de salir. Gracias a ti y a tu cara de ángel ha salido de su escondrijo. Y después de huir de tantas cárceles. He decidido cumplir condena, pero solo si es atada de por vida a tu cuerpo y alma.
No podré respirar cuando te tenga cerca, pero no te preocupes, algo maquinaré.
¿Sabes? Ya no noto zarzas, cadenas,agujas,escondites...etcetc. Pero aún tengo miedo a la oscuridad de la noche y a la mirada de la luna. Y me encanta el invierno, pero si de ti se trata, tengo frío.

miércoles, 27 de octubre de 2010

"Escalofríos de seducción y las manos en los bolsillos"


Hoy la luna se ha roto en pedazos.
Tras el cristal veo caer todos y cada uno de ellos. Con una mano sujetándome la cabeza y la otra repiqueteando en el cristal junto con el suspiro.
Llega mi estación, el Invierno. Y no disfruto apenas... puede ser que la mayoría de los "objetos" que me sostenían. Al igual que la luna.
Viajaré con la arena un día de estos, cogeré el primer transporte y con mis pies iré al mar (pequeño gran detalle que también echo de menos).
Con mi bufanda ahogándome y el viento despeinando mi flequillo filosofearé. Y si te fijas en mis ojos marrones, verás que aún conociendome, algo falla o falta.
Aja... es cierto. Pero estoy harta de gritar la necesidad y que ésta huya de mi.
Después de tantos rasguños una aprende a quedarse quieta, pero, por mi parte...jamás a rendirse.
Me queda tanta infinitud de cosas por aprender.
La mar seduce mi cuerpo, suplica que vaya a donde ella, con sus caricias. Es como la sirena de ese cuento que todos conocemos tan bien, como una de muchas.
Canta sin voz y me produce escalofríos sin dedos.
Creeme que me gustaría sumergirme, pero mi lucha me lo prohibe.
Y esque ahora se ha desatado una tormenta en mi cuerpo. Estoy enferma y mi sangre tiene la respuesta.
A pesar de mi pose, y las manos en mis bolsillos, he de decirte que no conozco la derrota y menos luchar por lo mio, tanto mi cuerpo como él.
Debo despedirme cálidamente con la mano. No va a ser la primera ni la última vez que nos veamos.
Pero si te disputas algo en mi piel, dentro de ella, ten por seguro que no perderé. Ya seas el peor de los males, o no.
Te desearía suerte, pero no creo en la mierda.

Tengo una buena y una mala noticia que decirte, ¿por cuál empiezo?
Mmmm...
¿cuántas veces hemos dado comienzo a una conversación con esa frase?
Al decir "buena noticia", esa personita sonríe. Alegre de creer que las cosas, en tu mundo van bien.
- Pero...también hay una mala...- Mueca.
Hay dos diferentes maneras de decir las cosas:
- Tengo una buena y mala noticia- Sonrisa.
- Tengo una buena y mala noticia- Tristeza.
- Tengo una buena y mala noticia- Tristeza falsificada.

En primer lugar, la mala noticia carece de importancia.
Segundo lugar, la buena noticia no sirve para nada.
Y por último, la mala es menos buena, pero buena.
Buenas noticias.

viernes, 15 de octubre de 2010


Un relato comenzado en proceso de sucesión de noches.
Buenas, buenas noches.
Estoy aquí para presentar al cielo, a un ángel y sus respectivas alas de plumas.
Tengo la sensación de que cada vez va mas rápido, el tick tack me supera, como ya dije en muchos otros textos.
La noción la pierdo al hablar con sus labios y mirar sus ojos.
Sé que estas en el cielo, si desciendo desde las nubes llegaría hasta tu ventana. Para posarme cual pajarillo cerca tuyo, pero sin ser vista.
Siento que estas acurrucado, echo un ovillo entre las sábanas. Un día de invierno, un gélido día de esos que tanto nos gustan.
Necesitas lo que siempre me pides, y yo te juro que te lo daría.
Pero, antes de pensar en negativo y nombrar a distancia, prefiero pensar en esa sucesión, en el correr del tick tack de este reloj.
Mi corazón da un paso cada día, porque queda menos para mis deseos.
Es de hielo, pero tú no sé que tienes...
Quizá un poco de veneno de cupido y tus ojos es lo que le hacen vulnerable.
Quiero ser invierno para hacerte cosquillas con mi frío. Pero deseo estar en mi piel para abrazarte en noches heladas.

PD: Dejaron de tener importancia comentarios absurdos de personas que aparte de no valer la pena, no saben ni hablar ni de lo que hablan.
Es hora de dar otro paso, abrir ojos que asesinen y sonreir con picardía.
Porque mi vida es mia (si, y tuya). Asi que, ignorar es la mejor opción (la que mas odio, ya que de mi boca tengo bastantes recursos) pero, hoy, ayer y hace un año y un poco más, soy feliz.
Poco a poco, paso a paso...
Crecemos en cuestión del tiempo que nos ata. Cadenas de por vida, un tanto de lujo otro tanto de condena.
Segundo a segundo, el tiempo nos hace viejos, arrancándonos del mundo...
Deseis o no, vivir donde habitais, teneis dos opciones, las cuales se desarrollarán en un lugar y reloj determinado. Vivir o morir. Nunca decidiréis ninguna de ambas opciones. Nunca. Exceptuo el suicidio, ¿para qué nombrar otro tipo de muerte?
Pensadlo, estais aquí. Querais o no.
- Un consejo: Aprovechadlo y antes que nada, "abstente a las consecuencias".

"Poema XX..."

"Puedo escribir los versos más tristes esta noche...".
Escribir, que entorpecí a ese ángel, sujetándolo con firmeza por las plumas de sus alas.
Intenté soltarlo, lo intenté obteniendo lo deseado, que no escapara.
"El viento de la noche gira en el cielo y canta...".
Canta el llanto del ángel, el llanto causado por mis manos sucias.
Estan agrietadas del exceso de guerra. De brindar con dos copas de cristal cuerpo y sangre.
Y como resultado perder la batalla, con el corazón por los suelos. Y tener la esperanza (que dice ser lo
último que se pierde) de vencer la guerra.
"En las noches como ésta le tuve entre mis brazos..."
La inexistencia de su presencia. Su olor en mis arapos y el sabor de su miel en mis labios.
"Le besé tantas veces bajo el cielo infinito..."
Rocé, maldige, odié, pedí, di desde mi vida hasta mis entrañas por esos labios rojos.
No quiero besarte si te opones, solo déjame acariciarlos con la yema de mis dedos.
"Puedo escribir los versos más tristes esta noche. Pensar que no le tengo. Sentir que le he perdido..."
Indaga hasta mi pecho. Oxidando el poco aire que retienen mis pulmones. Enzarzando
mi garganta en un laberinto, por el cual las palabras rebosan, pero de tantos arañazos
mudan su piel para componer la voz quebrada.
Y si tuviera fuerzas, confía en mi que arrancaría de toda palabra a otros seres humanos.
"Oír la noche inmensa, más inmensa sin él. Y el verso cae al alma como al pasto el rocío..."
Confieso que el rocío no cae del cielo. Sale de mis ojos.
Frío, helado... así mis lágrimas, que se dan de bruces contra la realidad. Y tú, ignorándome,
las gozas de su tacto, pero no lo saboreas.
Cierto es que en esto hay ciegos que no ven y otros que no ven viendo.
"Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos..."
Es un ángel, sus dedos son poesía y sus ojos de océano.
Cuántas veces hundiré mi cuerpo de hielo derritiendome sin fuego.
Caeré en la misma trampa las veces que me miren, las veces que me pidan
que caiga. Aunque sólo sea para rozar tu piel una vez más.
Olvídame durante un tiempo, pero, suplico que vuelvas a hacerme daño para sentirte a mi vera.
"Mi alma no se contenta con haberle perdido..."
No puedo resistir a la tentación de encerrarme en una jaula, para que vuelvas a buscarme,
perderé la llave. Y que conste que por esos barrotes puedo escabullirme, pero no lo haré
por tu regreso.
Cuando entres en la jaula te daré tus alas, que será lo que encuentres.
Si encuentras a tus alas muertas en vida, sabes lo que hacer, para resurgirlas de las cenizas.
Di lo que sientes. Si esto último carece, me convenceré a mi misma de que el infierno es un lujo.
Viendote sufrir, desesperándome a gritos por salvarte, dandote esa bocanada que no tengas, y sin dudarlo
dandote la sangre y con ella la vida, si algún día la pierdes...
"Aunque éste sea el último dolor que el me causa, y éstos sean los últimos versos que yo le escribo..."

WTSC


Y en ocasiones, en esta vida, nos tenemos que hacer grandes a base de pisotones.
Uno, dos, tres...
falta poco para nosotros, pero aún queda algo más para los demás.
Solo necesito, necesitamos, ese empujón con el que alzas a un niño a saborear el cielo con su dedo. Desde un columpio de madera colgado de un árbol.
Son tantas cosas y tan poco disfrutar.
Son tantas hostias y tan pocas victorias.
Erguidos, cuerpos alzados, pechos descubiertos. Acabemos con esta batalla de una vez por todas.
"When the soldiers cry..."
Nuestro pequeño soldado llora en derrotas, llora al causar daño, es bueno, buena persona.
¿Qué importa eso ante el placer de destrucción?
Cuando sepas de tu importancia, ignorando la de otros, te darás cuenta.
Abre los ojos pequeño soldado, abrelos y hazte así, grande día a día.
El cielo se tiñe de rojo,pero hoy no es tu fin. Es el fin de todos aquellos que intentaron y no consiguieron romperte-destrozarte poco a poco.
"Nu, genieten van je overwinning" (ahora, saborea tu victoria).

lunes, 27 de septiembre de 2010


Despierto en una pesadilla.
Leed bien, en una, no de una.
Noviembre dulce ya no me inspira, Enya tampoco.
Hoy y unos cuantos días atrás nada va bien. Parece que me he equivocado de tren.
Los meses se infrian y mi aliento en el cristal no es eterno.
Todo depende de un péndulo, de un reloj y su tick-tack. De un vagón acomodado a mi y el calor del pasajero del fin. Necesito un respiro, coger aire ya no es suficiente.
Intoxicarme de culpa, es la droga que mantiene mis pies en su sitio pero mi corazón perdido, al igual que el pensar.
Sé que por este raíl no voy a parte alguna. Pero...¿qué otra opción da su fruto?
"Te ha tocado esta vida, este mundo y esta época"
Disfruta de las consecuencias.
He ahí la cuestión (mi lado negativo)
Por otra parte que el ser humano pasa desapercibida, deseada felicidad.
Sobre tus manos me poso. ¿Soy feliz? Sí. ¿Hay motivos por los que el grado de mi felicidad se precipite al vacío? Sí.
Pero si lo desde otra cuestión...
El pasajero esta en el fin del tren, pero es todo mio. Mi preciada posesión. Apreciar y amar.
Eso, en otras palabras, es lo que hago con él y su vida.
Si no puedo dar una bocanada al aire gélido, puedo vivir de él. Con su sola existencia, calma esta marejada que tengo por pensar.
Quizá no se de cuenta, o sí, y no lo quiere asimilar. Pero hace que el negro sea blanco. Y que el tren, por así llamarlo, vaya a su destino correcto.
Me he culpado de amarle, de pertenecerle... de no merecerle.
Pero hoy, no solo sé que no siento ni me culpo de nada.
Gracias a ti, soy felicidad.
Creador de mi mundo y el tuyo.
Me he caido pocas veces, o muchas... pero ya lo escribí en un texto, tú me has levantado todas y cada una.
Te aprecio como persona, sin sentimiento. Y te aprecio como persona, con todo mi querer.
He ahí, la verdadera cuestión que no ha sido escrita hasta ahora.

domingo, 26 de septiembre de 2010


Perdí la noción.
Quizá sean sus pasos de bailarina, o la facilidad con que me enamora.
Pero soy esclavo, estoy atado a una rosa de espinas.
De pies y manos, cabeza y cuello.
Intentad separarme, os defraudaré. No puedo hacerlo, vosotros menos.
Estrujo mi cabeza para exprimir ideas claras, pero...nada sale de ella.
Me falla todo lo que me rodea, psicológicamente hablando.
Descanso en una cama a su lado y se rompe. La persigo hasta el lago mas cercano y la Tierra nos traga.
Te echaré de menos aun no habiendo estado contigo. Escribiré cartas a tu dirección, las cuales se perderán.
Todo lo que haga, acabará u bien olvidándose o perdiéndose. Éste, es el principio de mi tristeza y el fin de tu piel.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

"..."


Posó sus pies sobre la Tierra.
Ahora todo se veía de colores diferentes según los ojos con los que lo mires, la piel con la que lo sientas, el oído con que lo escuches, el gusto con que lo pruebes y la nariz con la que huelas.
Y esque nunca, o quizá alguna vez, alguna excepción del aregla se paró a pensarlo. A pensar en nuestra complejidad y nuestros sentidos. Grandes virtudes para los poseedores de su totalidad.
A lo largo de esta quinceañera vida, he conocido personas, muchas...demasiadas realmente. He conocido por dentro y por fuera a una persona. Una cosa insignificante, mas aún que la cabeza de un alfiler, pero infinitamente extraña y diferente al resto.
Si cojo un cuaderno y poso mi cuerpo sobre un banco de madera, puedo ver corretear a seres humanos.
Y a la vez, ponerme a pensar y sentirme afortunada por todos mis sentidos, que con el tiempo, probablemente iré perdiendo.
Mi corazón se estremeció, cuándo vi pasar frente a mis ojos a una persona ciega. ¿Qué ve él que no veo yo? Y viceversa. A pesar de que mis años se puedan contar con poco más de los dedos de una mano, una vez me paré a dar vueltas a mi cabecita. Y cada vez que lo pienso, me retuerzo hasta casi saltarme las lágrimas. Que sería de mi siendo ciega, no pudiendo ver lo que aprecio, lo que quiero, amo y deseo. Desde cosas insignificantes, un color, hasta cosas increíbles, una sonrisa. La felicidad de un niño, adulto u anciano. Mi color favorito y con él mi país, Canadá. No podría escribir, como un humano con el sentido del que carezco. Desaparecería así, mi ilusión por abrirme una puerta. Apreciar el rostro de mi madre, padre, hermano, amor... todo son desventajas. Pero desearía serlo por un día, para saber que se siente.
Lástima que existan dos tipos de ciegos, ciegos que no ven (carecedores de su virtud) y ciegos que no ven viendo.
Y,¿qué ocurre al ver a una persona que no siente nada en la piel? Desaparecería mi piel de gallina cuando le veo apoyando su cabeza en el marco de la puerta. Sentir suave y áspero. Y a ésta "sensación" también le añado el poder de correr, nadar, bailar... los pasos mas hermosos y delicados de una bailarina serían un simple imposible en mi vocabulario. Y de correr... cuántas veces habré corrido sin rumbo por algún lado de éste mundo y del mío. Si no pudiera hacerlo, estaría completamente perdida...como muchas veces, la única diferencia de éstas últimas es que a pesar de tener piernas no podía huir. Y nadar... mover mis brazos de un lado a otro como un pez, tener la piel de pez que tanto sueño. Si ésto me falta, si mi sentir es ixesintente... no quiero imaginarme a la persona que lo porta, a pesar de que lo haya hecho.
Escuchar...su voz...no hay cosa que mas adore que su voz. Me encanta que me lean, hace que sueñe inconscientemente. Poco a poco cierro los ojos, y voy a mi mundo compartido. Recuerdo la vez que me leyó el poema número veinte de Pablo Neruda. No había cosa mas fascinante. Le miré con los ojos como platos, escuchándole en todo momento y enamorandome una vez más.
¿Y mi piano? El piano que me inspira. Aquel que también me hace volar y hace que escriba lo que de mi rincón sale. Una persona sorda... una vez hablé con una niña. Y mi impotencia por no saber expresarme a ella me enfureció. Y me fuí lejos a llorar, hasta que me encontraron seca. Era feliz, tarareaba levemente una canción y sonreía a mas no poder. Sonia se llamaba... era preciosa, tenía ojos coca-cola y una sonrisa que no la cabía en el rostro. La vi entristecer un montón de veces, clavaba su mirada en el suelo y sin preguntarla sabía "su porqué". Nadie la entendía. Yo sí, pero ¿cómo demostrárselo?
Dulce y salado. No es lo mismo probar un pastel dulzón que tabasco. Aún recuerdo como quemaba mi boca. Y com escuchaba carcajadas en la mesa. Mis ojos lloraban pero la escena era graciosa. También estan sus momentos tristes...como todo... aquí mis recuerdos viajan a un hospital. En el cual el paladar no hacía falta, solo una buenas venas, con una conexión a una bolsa de suero. Apoyé mi cabeza en el armario viéndolo dormir. Viendo como no podía probar un trozo de comida. Di media vuelta y me fui a un sillón de fuera. Dejando caer mi barbilla sobre ambas manos. Desaparecí.
El olfato es personal, una vez no pudo respirar... pasó algo que no quiero recordar. Dolió, fue una daga cruzada por mi pecho. Pero realmente, ¿Qué hizo daño? El daño que me hizo, o su asfixia. Claramente lo segundo. Mataba la sensación de ver como lo intentaba y no podía, y muchas mas veces he tenido la desgracia de verlo, junto con la cobardía de no saber qué hacer. Porque no puedo estar a su lado para ofrecerle mi pulmón. "No me pidas perdón...respira"...
Una canción decía: "no tengo lo que quiero pero quiero lo que tengo" pero... si no tengo algo de lo anterior. ¿Para qué quiero vivir? Ver, oir, sentir, degustar y oler. No puedo ser una de las anteriores personas reflejadas en mi texto. No sería capaz de vivir así...

martes, 21 de septiembre de 2010

Mi calcetín

Crecimos en inocencia y en ella nos salen los dientes, cuales seres humanos.
Asomamé mi hocico en el agujero de una pared, como un gato que busca un ratón. Encontrando, por desgracia, recuerdos, lástima no asustarme de ver un roedor correteando.
De ratones a retales de vestidos. Telas valiosas, brillantes, enloquecedoras. Pero de un tamaño pequeño, para vestir la cabeza de un alfiler.
Érase una vez un hada madrina...vestidos, palacios, zapatos de cristal, bestias, enanitos, libros, cabellos que llegan desde lo alto del aposento mas alto de un castillo para luego rozar los pies de un caballero, caballos, fregonas, antagonistas, protagonistas.
Principes y princesas del reino, os presento a un par de calcetines.
Perdamos cuentos de hadas, princesas y caballeros andantes con puertos de partida. Para buscar a una pareja de calcetines. Uno al sur, otro al norte.
Mi calcetín estaba perdido para mi, incluso llegué a pensar en su inexistencia.
Pero un susto, milagro y demás sinónimos, susurró que existía.
Sólo tenía que buscarle en un, no cuento.
Abrí mis ojos como platos, o más aún. Sí, ¡mucho más!
Había encontrado en un lugar de este mapa de cuyo nombre no quiero acordarme pero no olvidarme de quién habita y quién importa a este calcetín con bolitas de lana.
Mi calcetín se daba a conocer tímidamente. Pero lo hacía. "Quería saber más de mi..."
Sólo esos ojos de océano podían ver lo que había dentro de este calcetín loco de atar.
"Eh...las mejores personas lo están, dijo el sombrerero de Alicia"
He encontrado a mi vida, digo, calcetín.
Principes no, hadas no, bestias no, cabellos rubios no, vestidos rosas no.
"Quiero a mi calcetín, que corten la cabeza a quién ose entrometerse en mi vida de cajón"

viernes, 17 de septiembre de 2010


Siempre fuí una de las últimas de la lista, Sara Sánchez.
- ¿Y tú, que quieres ser de mayor?- Preguntó una vez un profesor.
- Quiero ser yo. - Se descojonó. Mi rabia mi autismo le miraron a los ojos. "¿Acaso tú eres lo que quieres ser?"
Se va a reir de mi, un viejo profesor que ni si quiera puedo llamarle así. Su risa fue falsa, jodido escucharlo
de una niñata. Mueca irónica.
"Quiero ser abogado, ingeniero, profesora de inglés, cuidar de niños, enfermera..."
- Papá, mamá...¿porqué queréis que sea lo que vosotros no fuisteis?

Con las manos en los bolsillos.

Entré de puntillas en el salón.
Esa, esta, noche no me vencía el sueño de tantas otras.
Busqué entre las estanterías que llegaban hasta el techo un libro que leer.
Una distracción y a la vez tentación. Detesto el chocolate, así que no puedo saciarme con él.
Le sostuve entre mis dedos y me senté de piernas cruzadas en el sofá blanco. Mordisqueando la piel de mi uña, abrí la primera página del libro.
Otra cosa que odio, esas páginas en blanco que ocupan un estúpido espacio. No tiene importancia, manías mías.
Deboré páginas y páginas. Pero había un espectáculo de telón abierto en mi cabeza, que no dejaba de entretenerme. Cada vez que intento leer, comienzan los aplausos.
"Hace un par de horas que noto algo sobre mis labios, puedo sentirlo, pero no existe contacto".
Alcé mis ojos marrones a la altura del marco de la puerta, pero no a la misma.
Allí estaba mi sueño, mi vida, el actor de aquel telón... allí estaba esa "cosa" que me estremecía. Su cabeza apoyada en el marco y con las manos en los bolsillos.
- ¿Cuánto tiempo llevas ahí?
- Desde que has salido de puntillas de la habitación.
- Oh...
- ¿Quieres venir a dormir conmigo?
- No.
- Entonces déjame abrazarte mientras lees.

Una mueca ocupó mi rostro. Pero realmente era una gran sonrisa, para que negarlo.
Me acurruqué como un gato en su pecho. Y seguí leyendo con mi distracción (él) rondando sobre mi cabeza. Con su respiración en mi cuello y los latidos del corazón a la espalda.

B.S.


"Punta, tacón, punta"
Delicadeza en cada uno de sus pasos.
¿Alguna vez, alguien, escuchó hablar de bailarinas vestidas de soldado?
Quién osa entrometerse, colarse, adentrarse, conquistar, acceder, irrumpir... en las carnes de una dulce, delicada, pequeña, tierna...bailarina.
Recuerdo haberla visto alguna vez.
Sus ojos oscuros se clavaron en mi como dagas. Produciendo al instante un apretón a mi pecho por mi propia parte.
Bailarina, soldado. Rosa, espina.
Piel delicada, piel de fuego. Lágrimas, sequía.
La encontré atando sus cordones. Bailarinas, botas negras.
Y me atreví a mirar esos ojos. E de reconocer, que había algo más que no pude ver, sólo el amor logrará indagar en ese rincón.
Siempre consigue lo que se propone, siempre.
No causa importancia el ser cristal o diamante.
Todos tenemos un cacho de él, a buen recaudo o no.

"Todos nos enamoraremos en verano, de un frágil soldado a la orilla de un lago".
"Todos nos enamoraremos en invierno, de una dura
bailarina bailando en el hielo".

"Step by step, heart to heart, left right left. We all fall down like toy soldiers. But I have you, my little soldier."

Damas y caballeros. Subid el telón.


Damas y caballeros.
-¿Dónde se esconde el Fantasma de la Ópera?
Miren a su alrededor, giren sus cabezas con telas de araña, claven sus ojos vacíos en algún palco.
-¿Lo encuentran? Silencio.
...
-¿Lo escuchan? ¿Escuchan el latido de sus corazones? ¿O acaso ya ni tienen latido? Perdónenme. ¿ Carecen de oído?
En breves segundos, les mostraremos la respuesta.
-Dejaré de ser tan retorcida, quizá ahora consigan entender aquello que les resulta...difícil. ¿Dónde se esconden ustedes?
No hay ojos, ni oídos... en estos momentos no les hacen falta. ¿Para qué los quieren si no saben utilizarlos?
(Su estupidez hizo que se miraran los unos a los otros).
Cabezotas, asesinos, telas de araña, rojo, vacío, estupidez (que palabra mas sincera), ser o no ser e ahí la máscara de cada uno.
- ¿Comprenden ahora?

Usted es el fantasma, ahora...¿cuál es su máscara?
La vida me hizo la zancadilla. A veces lo hizo.
Y cuantas veces caí en un charco y llené toda mi piel de barro.
Apoyé las manos a ambos lados de mi cabeza, levanté la cara sucia, los ojos de lágrimas y los labios rotos para izarme cual bandera. Y con los puños aún cerrados otear el horizonte.
Escupí el suelo, arrojando cada gota de rabia en mi interior (no era escasa).
Clamé al viento mi ixistencia y mi no rendición.
Mis pies echaron raices, uniendose al suelo. Era imposible caerme otra vez.
Pero nadie me habló de caer, solo susurraron herir. Y mientras la "muerte" conseguí su fruto, mi destrucción, él estaba ahí, echandome una mano para volver a levantarme.
"Ayer noche me enseñó un marcapáginas"
- Mira...pon uno, ahora los dos. Tú destino, mi destino. Ahora que sean solo uno. El nuestro. Nuestro destino.


Noche de lluvia...

Dulces sueños...


Huí, como tantas otras veces.
Amados sueños:
Echo de menos vuestra ausencia. Mi cabeza esta harta de soñar con esas muertes.
Llevadme a otro sitio, un Edén... o simplemente el mar. Rodeada de él me conformo.
Piel de pez me llamaron en el océano.
Echo de menos tus cartas.
Echo de menos Diciembre, y ver llover tras el cristal. O salir quizá a la calle.
Echo de menos infinitud de maravillas. Pero, oh, vida mia. No tengo ni una sola.
Afortunadamente no soy una hísterica deseosa de la fiebre de sábado noche.
Las cosas que pedimos los humanos, son simples, pero a la vez, inalcanzables.
"No tengo lo que quiero, quiero lo que tengo y quiero más, ese más lo tendré"
Ese más eres tú.
Y...¿porqué tú? Tu existencia hace posible la mia, si ésto no fuera así, seria una viva muerta.
"Océano, nieve, niebla, frío, invierno, Diciembre, 15, pero ante todo tú..."
Voy a secuestrar a mi querido Peter Pan.
" Désolé, je ne suis pas Peter Pan, mais... enlève un nuage, à te regarder dormir, mon ange.Et je vais vous chatouiller, si tu es triste."


-No me esperes despierto. Dulces sueños.

Traigo un ramo de flores para ti.
Quizá sirva para tu perdón.
Con la cara aún llorosa miro tus ojos de coca-cola, no me miran.
Siento que la niebla invade la habitación. Pero el miedo es mayor y reina sobre la misma.
Sujetas el ramo, y tu odio los destroza. Aunque por desgracia no solo destroza un ramo, también un corazón.
Sus manos ardian, fundieron el ramo. Chamuscadas, las flores se precipitaron contra el suelo.
Y mis estúpidos pensamientos solo sabían decirla "te quiero..."
Las puertas del infierno gritan: "A llegado otro desgraciado"

Repeat this song, this video many times in my life.
Each second we breathe, this by your side.
When you feel on the skin that my life is yours. All yours.
I'll dream about you every night, even if not a "dreamer."
If I ever disappear ... (I fall to his knees begging not be) give my life, looking for you.
Hey ... did you ever told that you are my happiness?




http://www.youtube.com/watch?v=1wYNFfgrXTI

Otra vez vuelvo a vagar por mi mundo.
Dentro de mi consciente subconsciente.
Aún sigo siendo de carne y hueso pero sólo se ve deambulear a una silueta negra
repleta de lágrimas.
Lloran cenizas del cielo rojizo.
Estoy segura, ésta tierra que piso es el infierno.
"Un paso...otro..."
A mi alrededor escucho añicos. Impactos.
Aprieto mi pecho y lo único que encuentro sin encontrar, es la inexistencia o mas bien
el hueco de un añejo corazón.
"Un paso...una pausa..."
No hay oxígeno para respirar, tampoco quiero...
es innecesario aquí donde me encuentro.
"Una palabra... otra..."
-Ahora el que se siente poco querido soy yo-
Conservo saliva que acaba de agotar su último viaje.
Si miras fijamente mis ojos los verás perdidos.
El significado solo lo saben ellos.
Y el sentimiento que causa la pérdida y vacio, solo lo sé yo.
"Un pensamiento...otro..."
Pensando sin pensar, o quizá pensando.
"Una palabra...otra"
De vez en cuando digo alguna, pero sigo perdida en mi caos.
"Un color...ahora dos..."
¿Qué son para tu mundo el rojo y el negro?

Creía recordar que los colores carecian de envergadura para el ser humano.
Hasta que me descubrí a mi.
Insignificantes, así quieren darse a entender.
Alguna vez has preguntado a unos ojos ciegos "¿qué significa para vosotros el color negro?".
Guiar con la yema de un dedo el cielo azul. O en su defecto el verde prado.
"¿Qué significa para ustedes el color verde?"
Cada cabeza, cada uno de ambos ojos, aprecia los colores. Pero somos tan entrañables que solo nosotros sabemos el "qué".
Si me preguntas "¿qué significa para ti el color blanco?" te responderé que es mi predilecto. ¿Sabes porqué?
Me hace pensar en el frío, en un corazón helado, bombeado de sangre caliente, a la cual creí una vez haber perdido.
Contestaré que amo la soledad del frío, pero siendo sincera diré que no puedo vivir sin algo con puntos suspensivos.
Poseo sangre caliente pero también tengo fría. ¿Acaso se puede tener a las dos juntas?

- Ven, adelante. Te demostraré que se puede. Y explicaré en una vida, el concepto de eternidad. Mas luego, te diré su color.

De perlas.


Hoy volveré a hundirme entre las sábanas.
Sólo para que no veas como nacen, crecen y exceptuando el tercer concepto, mueren mis lágrimas de felicidad.

Querido diario, sé que esto que siento no me cabe en el pecho, lo sé.
Pero he de darte una gran noticia, lo que no entra ahí inunda el resto del cuerpo.
Oh, también me he fijado en un pequeño gran detalle, ya no corre sangre por mis venas.
Y he de corregir a los que gritaron, carecedores de razón, el "cuento" de las mariposas.
No duran menos o incluso un día. Porque en mi duran más.
Está comprobado científicamente por mi estómago. Cada vez las siento, y no mueren, sino que revolotean más
más ágilmente y sin cese alguno.
En ocasiones rebajan el vuelo, pero eso es culpa de mi autoestima, no de ellas. Asi que olvidémoslo.
Hablando de mis pequeñas y delicadas inquilinas, es increíble el efecto mariposa. Cada vez
me deja boquiabierta, más atónita.
Recalcaré, recordaré y memorizaré (ésta última no debía haberla nombrado, la tengo demasiado clara) y procuraré
que la "noción de sensibilidad" no dañe mis posesiones.
Aunque la sobredósis de otra sustancia puede llevarme a la locura extrema.

- Mm...no había caído en ese detalle. No importa. Como iba diciendo... Vermeer plasmó su sentimiento
en un cuadro, pero por mi parte lo haré en la cruda o dulce realidad. (He dado otro sentido a cruda).
Pequeño mio...

¿Cómo escoger entre opuestos si son iguales?

Añadir imagenAsomé mis ojos a la ventana, esperando
ver la "preciosa" lluvia de estrellas.
Pero lo único que vi fueron nubes y creo que
delirios de mi imaginación. Si, creo que si...



¿cómo escoger entre opuestos si son iguales?

-Ya está- dijo ella-. Ahora somos un chico y una chica en el mismo lado de la calle.
Él frunció el ceñó.
- Pero eso no nos hace opuestos -dijo, indicando con una mano el lugar de donde venía-. Es sólo el otro lado. No quiere decir que sea diferente. Este lado de la calle, aquel lado de la calle: los dos son parte de la calle.
[...]
- Estás en lo cierto, hijo mío. Déjame ponerte un ejemplo. ¿Qué es lo opuesto a inocencia?
- Fácil - intervino ella-. Saber cosas.
- Eso es, hija mía. Experiencia. -Ella sonrió encantada-. Dime, entonces: ¿dirías de ti que eres inocente o experimentada?
Ella dejó de sonreír de manera tan brusca que fue como si con aquella pregunta el señor la hubiese agredido. Una expresión furtiva, de animal salvaje, apareció en su cara e hizo que Jem se acordara del día en que la conoció, cuando mencionó en callejón del Degollado. Miró ceñuda a un viandante y no respondió.
- Como ves se trata de una pregunta de difícil respuesto, ¿verdad, hija mía? Te haré otra: si inocencia es aquella orilla del río- el señor señaló hacia la abadía de Westminster- y experiencia esta- señaló hacia el anfiteatro Astley-,¿qué hay en el centro del río?
Ella abrió la boca, pero no encontró una respuesta rápida.
-Pensad en ello hijos míos, y dadme la respuesta otro día.
Foto subida a las 8:05

Añadir imagen

My tea's gone cold I'm wondering why I..
got out of bed at all
The morning rain clouds up my window..
and I can't see at all
And even if I could it'd all be gray,
but your picture on my wall
It reminds me, that it's not so bad,
it's not so bad...

(Stan)

martes, 31 de agosto de 2010



Mundo perfecto, susurré al cristal.
Golpeé suavemente mi reflejo, para darme, así, cuenta de dónde estaba.
Vivía en un océano del tamaño de una bola de cristal.
-Porfavor...ten cuidado- Suplicaba mientras sus manos manoseaban mi hábitat. Era delicada, tanto ella como yo.
Hice un obillo con mi cuerpo, y sentí como copos de nieve caían a mi alrededor. Y el pingüino de adorno, mi fiel compañero, miraba mis pies con una sonrisa. Atrapé su gorro de rayas rojas y blancas, colocándolo sobre mi flequillo.
Cual lluvia, repiqueteé el cristal para llamar la atención del humano que me sujetaba. Sonrió.
- Oh...tu sonrisa...- Daba tumbos a ambos lados de la bola de cristal.
- Sueltamé, soy insignificante- Su expresión cambió por completo. Hinché las mejillas como un pez, para volver a verle feliz.
- Baila conmigo- Grité con los papos doloridos.
Pero mi bipolaridad cambió de fase. Ahora quería que me dejara de una vez.
- Olvidamé- Le pedí.
- Sabes...somos de mundos diferentes, pero ahora, mi mundo eres tú. Te amo. - Abrí los ojos y la boca, y procedió a guardarme en el bolsillo de su abrigo. Un piano sonaba tras sus pasos.